Mercado Virgen del Rosario - Historia
Puerta del Mercado de San Severiano

La reordenación urbana que sufrió nuestra ciudad tras el soterramiento de la vía del tren, afectó a la ubicación del Mercado de San Severiano, un edificio del año 1953 que con sus 19 puestos abastecía a los ciudadanos de esta importante área. A ello se sumó la precaria situación comercial que atravesaba el Mercado de la Merced, situado en la plaza del mismo nombre en el barrio de Santa María.

Este edificio fue construido en el año 1935, en el terreno que ocupó el antiguo Convento de los Mercedarios, erigido en 1629 y derribado tras la desamortización. Para la edificación del Mercado se empleó la misma estructura de hierro que estaba en el Parque Genovés, y que servía de teatro. Una vez clausurado como mercado público, las instalaciones han sido remozadas para el Centro de Arte Flamenco.

El descenso de la población de las últimas décadas acabó con el periodo de auge de este mercado, conocido popularmente como “El Piojito” y de los 42 puestos, de los que estaba dotado el recinto, tan solo un tercio permanecían abiertos en los últimos tiempos.

Ante las circunstancias de ambos recintos, el Excelentísimo Ayuntamiento de Cádiz, dispone que en las nuevas edificaciones que se construyen en la calle Marqués de la Ensenada y Avenida de la Constitución, antiguos Cuarteles de Varela, acoja al total de los minoristas de los citados mercados y de esta manera desaparecen los anticuados mercados de San Severiano y La Merced.

El Mercado Virgen del Rosario abre sus puertas al público por vez primera, el 23 de Junio de 2003. En el recinto se reparten un total de 40 puestos, de actividades diversas con mayor presencia de pescaderías, fruterías, carnicerías, complementadas con marisquería, recovas, ultramarino, aceitunas, llaves, calzado rápido, panadería, pastelería y cafetería. En el exterior del edificio tres locales anexos al mercado, dispensan encurtidos, frutos secos y bazar. Las obras fueron gestionadas por la empresa municipal de viviendas Procasa, y el diseño de las nuevas instalaciones fue a cargo del Arquitecto Juan Manuel Sánchez del Pozo. La obra arquitectónica obtuvo el Premio “Comarca del Mármol”, en su edición XIX, del año 2003 que organiza la Asociación de Empresarios de Mármol Macael.

Desde su inauguración el Mercado Virgen del Rosario, se ha convertido en un referente del comercio de Puertas de Tierra. La limpieza y comodidad del recinto, la calidad, la variedad de sus productos y el trato agradable y personalizado de los detallistas al público, conviven en armonía en un mercado tradicional y moderno al mismo tiempo.